sábado, 28 de julio de 2007

La ola de calor causa la muerte de al menos 600 personas en Europa

Una joven se refresca en una fuente en Bucarest / Efe / Robert Ghement

Las inclemencias meteorológicas siguen manifestándose este verano en toda Europa con abiertos contrastes entre lluvias sin precedentes en décadas en las Islas Británicas y una ola de calor sin tregua que afecta especialmente a la Península Balcánica e Italia. En Grecia, la ola de calor alcanza su punto álgido provocando cortes eléctricos y numerosos incendios forestales, que también siguen afectando a Italia. La ola de calor que azota el sureste de Europa ha causado ya unos 500 muertos en Hungría, 33 en Rumanía y decenas de víctimas en otros países de la región, y ha provocado devastadores incendios que calcinaron grandes extensiones de bosques, en particular en Italia meridional, donde el martes murieron al menos cuatro personas.

En el sureste y centro de Europa, las altas temperaturas provocaron centenares de muertes la semana pasada, con un balance de unos 500 fallecidos en Hungría, según datos del jefe de los servicios médicos nacionales. Las temperaturas alcanzaron regularmente los 40 grados en Hungría la semana pasada. Según el jefe de los servicios médicos nacionales húngaro, Ferenc Falus, "la tasa de mortalidad se ha elevado un 30 por ciento en el centro de Hungría, en comparación con la media de un día de verano" en el período del 15 al 22 de julio. "Esto implica que en esa región el calor causó la muerte de 230 personas, lo que a nivel nacional significa unos 500 muertos", añadió el responsable. Según las autoridades húngaras, se prevé que las temperaturas desciendan a partir de hoy por debajo de los 30 grados.

En Rumanía, el balance oficial pasó ayer a 33, tras una jornada de "alerta roja" en Bucarest y cinco departamentos del sur, donde la temperatura rondó los 45 grados. Los servicios de ambulancia se vieron desbordados por miles de llamadas.

En Italia, los incendios han provocado graves daños, sobre todo en el centro y el sur de la península, y han causado al menos cuatro muertos. Las previsiones no anuncian ninguna mejoría y pronostican temperaturas en torno a los 40 grados. "Hasta la tarde de ayer tuvimos 50 pedidos de intervención aérea contra incendios", declaró un portavoz de Protección Civil.

Dos personas murieron calcinadas y 4.000 fueron evacuadas en la localidad italiana de Peschici a consecuencia de otro incendio más de los que se producen este verano en Italia por las altas temperaturas, en medio de la polémica por los retrasos en la llegada de medios y personal para extinguirlos. El jefe de Protección Civil, Guido Bertolasso, defendió ayer la actuación de los cuerpos de rescate en la que definió como "la peor jornada de incendios forestales en la historia de Italia" (la del martes).

Varios miles de turistas de esta zona del bajo mar Adriático fueron trasladados a centros de acogidas porque las llamas, que destruyeron dos complejos turísticos, amenazaban los camping y hoteles donde se alojaban. La situación más crítica se registra en la isla de Sicilia, donde ayer había ocho grandes fuegos, además de otros no extinguidos del todo por la aparición de nuevos focos de origen intencionado. Numerosos incendios han sido declarados en las regiones de Abruzzo, Lacio, Calabria, Sicilia y Cerdeña.

En Grecia, cinco grandes incendios forestales continuaban ardiendo ayer en el oeste, pero también en el Peloponeso y la isla de Hydra, en el Golfo Sarónico, al sur de Atenas. La ola de calor causó un muerto en la isla jónica de Corfú (oeste), según informó el ministerio de Salud. Sin embargo, los medios de comunicación señalaron cuatro muertos en Corfú por insolación y decenas de ciudadanos han sido hospitalizados por problemas respiratorios.

Otros países están afectados por los incendios: Macedonia, donde un hombre murió intoxicado por el humo; Serbia, donde se registran unos 60 incendios forestales y de arbustos, con temperaturas sin precedentes en Belgrado y Zajecar (45 grados), y Eslovaquia, donde un gran incendio forestal está devastando desde el domingo una decena de hectáreas del parque nacional Slovensky Raj (Paraíso Eslovaco), en el este del país.

Docenas de muertos y miles de héctareas de bosque arrasadas por el fuego en los Balcanes y en Europa del Este son el resultado de una inusitada canícula que dura una semana y que ha disparado las temperaturas hasta máximas de 45 grados.

Bookmark and Share

Se el primero en comentar

Publicar un comentario

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP