lunes, 9 de julio de 2007

Los daños colaterales en Afganistan son dificiles de evaluar

Un soldado británico durante una operación de búsqueda de insurgentes talibanes (Foto: AFP)

Las fuerzas aliadas en Afganistán están enfrentadas a crecientes acusaciones de 'daños colaterales' que, aunque fuesen 'exagerados', como afirma la OTAN, conmocionan a la opinión pública y muestran lo difícil que es hacer un balance de las operaciones militares.

La intensificación de los combates en todo el territorio afgano ha aumentado también la guerra de los balances de bajas entre los combatientes de ambos bandos, así como la población civil.

Después de una serie de 'daños colaterales' que en junio provocaron la muertes de decenas de civiles, según las autoridades afganas, una nueva polémica se produjo el viernes entre la policía y la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN.

La policía afirmó que al menos 25 civiles murieron en los ataques en la provincia de Kunar (este), balance desmentido por la ISAF, que aseguró haber matado a un 'número significativo' de rebeldes, lo que de todas maneras generó una investigación del ministerio del Interior.

En la provincia de Farah (oeste), el jefe del Consejo provincial Abdul Qadir Daqiq dijo el sábado que los habitantes le señalaron la muerte de 108 civiles. Interrogado nuevamente al día siguiente, aseguró que los muertos eran tres.

El comandante en jefe de la ISAF, el general Dan McNeill, estima que los balances dados por los responsables afganos son 'a veces exagerados' al no ser verificados en el terreno.

Falsos o exagerados, los 'daños colaterales' atribuidos a las fuerzas internacionales 'tienen el mismo impacto negativo en la opinión pública', en Afganistán o en Occidente, subraya el analista afgano Fahim Dashty.

Para Ahmad Rashid, experto paquistaní sobre Afganistán, hay responsables afganos que 'exageran' los 'daños colaterales' por hostilidad frente a las fuerzas internacionales o 'simpatía con los talibanes'.

Según Rashid, esta situación muestra la debilidad del presidente Hamid Karzai que, a fines de junio, atacó violentamente a las fuerzas internacionales por haber matado a 90 civiles en operaciones, pero que tampoco 'ha sancionado a los responsables afganos que exageran el número de víctimas'.

Los países de la OTAN también son responsables de esta situación, según el experto que destaca su 'falta de interés' y en particular sus reticencias para enviar más tropas, lo que obliga a la ISAF a recurrir aún más a la aviación.

Finalmente, la consecuencia es que la Comisión independiente de los derechos humanos 'no tiene bastante personal' para investigar todos los casos de víctimas civiles. El portavoz de esta comisión destacó que si bien hay casos 'efectivamente exagerados', otros no son ni siquiera señalados.

Por otra parte, es muy raro que las fuerzas internacionales den balance preciso del número de rebeldes o civiles muertos en combate, y sólo señalando con precisión sus propias bajas.

Desde comienzos de año, unos 600 civiles murieron, de los cuales poco más de la mitad por fuerzas afganas o internacionales, según estimaciones de la misión de la ONU en Kabul que destaca lo difícil de hacer balances por falta de investigadores independientes en el terreno.

Bookmark and Share

Se el primero en comentar

Publicar un comentario

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP