sábado, 13 de octubre de 2007

El temporal arrasa el norte de Alicante y mata a dos personas

La crecida del río Girona echó abajo el puente de Beniarbeig. Foto: EFE / MANUEL LORENZO

Decenas de carreteras cortadas, dos ríos desbordados, un puente caído, cientos de desalojados, bajos y sótanos inundados y dos personas fallecidas. Estos fueron los efectos de las lluvias torrenciales que han mantenido en vilo a los habitantes de la costa de Valencia y el norte de Alicante con precipitaciones que en algunos puntos superaron los 400 litros por metro cuadrado en menos de 24 horas. En Eivissa, el temporal causó la muerte de un hombre que hacía kitesurf.

La zona más afectada fue la comarca alicantina de la Marina Alta. El desbordamiento del río Girona en su desembocadura en Denia provocó el pánico en los vecinos, que se vieron obligados a abandonar sus viviendas. El río arrastró numerosos vehículos.

En el municipio de Beniarbeig el mismo río se llevó por delante el puente que une las dos zonas del casco urbano de la población. La rotura desencadenó una pesadilla. Como si se hubieran desplomado los muros de una presa, el agua y el barro entraron en todas las casas próximas.

El alcalde, Luis Gil, no daba crédito. "Hemos visto que el río crecía, el agua ha empezado a entrar en locales y plantas bajas. Seguía creciendo, y hemos visto que por el cauce bajaban rocas, cañizos, coches y hasta jabalís y un caballo", explicó.

Como la mayor parte de estas poblaciones estaban alertadas y los vecinos desalojados, no se registraron víctimas salvo una anciana de 90 años, de la localidad vecina de El Verger, que vivía sola y estaba impedida. Su cadáver apareció en la planta baja, donde el nivel del agua había superado los dos metros. Un casa de dos plantas situada junto al río Girona se derrumbó parcialmente. Algunos habitantes de la población fueron auxiliados por tres helicópteros. Uno de los rescatados contó que había visto pasar río abajo a "tantos coches como si fuera un rally".

En Tárbena, una mujer que precisaba atención hospitalaria, tras haber sufrido una reacción alérgica a una vacuna, falleció al no poder ser trasladada a un hospital por el mal estado de las carreteras. Otros municipios alicantinos como Xàbia, Calp y Pedreguer sufrieron el desbordamiento de ríos, la caída de muros y varios cámpings y urbanizaciones fueron desalojados.

Valencia soportó también el embate del agua, aunque con menos consecuencias. El puerto marítimo fue cerrado y varios aviones que se dirigían al aeropuerto de Manises tuvieron que ser desviados. La naviera Baleària suspendió los ferris rápidos.

En Eivissa se registró la otra víctima mortal. Un hombre de 40 años falleció en la playa de En Bossa cuando practicaba kitesurf. Un golpe de viento lo lanzó contra la fachada de un hotel. El kitesurf es una modalidad que se efectúa con una tabla arrastrada por una cometa.

Bookmark and Share

Se el primero en comentar

Publicar un comentario

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP