sábado, 26 de enero de 2008

Continua la crisis en Kenia con ocho muertos en enfrentamientos

Kofi Annan estuvo com mediador del problema. Foto: AP

La violencia continúa en Kenia pese al encuentro celebrado el jueves entre el presidente, Mwai Kibaki, y el líder opositor Raila Odinga. En nuevos enfrentamientos en el valle de Rift, especialmente afectado por conflictos étnicos, murieron al menos ocho personas. Otras 100 resultaron heridas, según fuentes locales.

En la capital provincial, Nakuru, los soldados patrullaban las calles, en las que se veían viviendas incendiadas, informó el canal NTV. El Ejército envió “dos camiones y tres vehículos todoterreno con soldados” a la zona, según el diario “Daily Nation”.

La Cruz Roja trasladó a su vez un camión con medicinas para tratar a los heridos en la ciudad, ubicada 150 kilómetros al noroeste de Nairobi.

Cuatro semanas después de las polémicas elecciones parlamentarias y presidenciales, Kibaki y Odinga se reunieron bajo mediación del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, para hablar acerca de las formas para salir de la crisis.

Pese a que ambos se estrecharon las manos en un gesto de mucha carga simbólica, la oposición expresó sus dudas de que Kibaki realmente vaya en serio en sus intenciones de resolver el conflicto. Tras el encuentro de una hora, el político se autocalificó como “el presidente electo conforme a la ley”.

Desde la polémica elección de Kibaki el 27 de diciembre han muerto en el país del este de África más de 700 personas y 250.000 se han visto obligadas a huir.

Annan continuó con su misión de mediación con entrevistas con líderes religiosos, políticos y sociales, entre ellos el ex presidente Daniel Arap Moi y la Premio Nobel de la Paz Wangari Maathai.

Bookmark and Share

miércoles, 16 de enero de 2008

Vuelve la guerra a Sri Lanka

Víctimas del atentado, en el Base Hospital de Buttala. AFP

Al menos 25 civiles han muerto un atentado contra un autobús en el sureste de Sri Lanka, cuando expira el acuerdo de alto el fuego entre la guerrilla tamil y el Gobierno sin que la mediación internacional haya podido salvar el proceso de paz abierto en 2002.

El estallido de una bomba en una autobús de pasajeros cerca del municipio de Niyadalla, en el distrito de Monaragala, causó 25 muertos y 64 heridos. Una fuente policial citada por la web "Tamilnet", afín a la guerrilla, precisó que después del estallido, los atacantes iniciaron un tiroteo, extremo que no fue confirmado.

El Ejecutivo ceilanés atribuyó el ataque a la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE), que por el momento no ha reivindicado la autoría, aunque los rebeldes tamiles suelen recurrir a los atentados contra autobuses de civiles para hacer oír sus demandas.

Según destacó "Tamilnet", este ataque se produce cuando altos mandos militares ceilaneses intentan convencer a las autoridades del sur de país de que cierren todos los colegios durante una temporada antes de lanzar una ofensiva "a gran escala" en la zona.

También, tres soldados del Ejército de Sri Lanka resultaron heridos cuando un artefacto explotó al paso del camión en el que viajaban en el municipio de Buttala, en el mismo distrito.

Además, dos granjeros murieron y otros cuatro resultaron heridos en un tercer ataque, supuestamente lanzado por los guerrilleros tamiles, en la zona de Dambeyaya, también perteneciente al distrito de Monaragala, según un comunicado del Ejecutivo.

Estos atentados tienen lugar el mismo día que Defensa informó de la muerte de 13 rebeldes tamiles en varios combates librados en las últimas 24 horas en distintos puntos del norte de la isla.

Los episodios de violencia se sucedieron durante la jornada en la que expiró formalmente el acuerdo de alto el fuego alcanzado en febrero de 2002 entre el Gobierno y los tamiles.

El pasado 2 de enero, el Gobierno rompió unilateralmente el acuerdo, aunque éste existía sólo sobre el papel, pues los combates han sido constantes desde la suspensión de las negociaciones de paz en octubre de 2006. Tras la ruptura del diálogo, el Ejército emprendió una ofensiva que ha arrinconado al LTTE en bolsas del norte del país.

La guerrilla, por su parte, ha aumentado sus actos terroristas y lanzado espectaculares, pero aislados, ataques aéreos contra bases del Ejército e incluso la capital, Colombo.

El recrudecimiento de las hostilidades ha supuesto el desplazamiento interno de unas 200.000 personas, según la ONU. Los esfuerzos por salvar el proceso de paz de los mediadores internacionales -el último de ellos, el enviado de Japón Yasushi Akashi, visitó el país en los pasados tres días- han sido en vano.

La comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, Louise Arbour, alertó de que un aumento de las hostilidades sería devastador para los ceilandeses e instó a las partes a respetar sus obligaciones internacionales. Ninguno de estos llamamientos está surtiendo efecto y el Gobierno se ve capaz de eliminar a los "terroristas" del LTTE.

El presidente, Mahinda Rajapakse, condenó el atentado en Monaragala, que calificó de una "salvajada" que "debería atraer el oprobio de todos dentro y fuera de Sri Lanka".

El LTTE lucha desde la década de 1980 por un Estado independiente en el norte y el este de Sri Lanka, donde la etnia tamil es mayoritaria, frente a la cingalesa, que domina en el resto del país. En tres décadas de guerra, entre 65.000 y 80.000 personas han perdido la vida.

Bookmark and Share

miércoles, 2 de enero de 2008

Alerta por volcan Llaima en Chile

Alerta por volcán Llaima en Chile. AFPChile se mantiene en alerta por la erupción del volcán Llaima, en el sur del país, donde se completó el rescate de decenas de turistas de un parque nacional en sus faldas, aunque las autoridades aún no consideraban necesario evacuar el poblado más cercano al macizo.

Por la mañana 53 turistas que permanecían aislados en el Parque Nacional Conguillío, que alberga al volcán, fueron rescatados por tierra sanos y salvos por personal del Ejército. El medio centenar de personas debió pasar la noche al interior del parque debido a que el camino de acceso quedó aislado por la crecida del río Captrén, producto del derretimiento de hielos en el cono del volcán.

La tarde del martes, cuando se inició la erupción, otros 150 turistas que permanecían en las faldas del volcán fueron rescatados, también ilesos.

El volcán, de 3.125 metros de altura, lanzó material incandescente por sobre los 300 metros del cráter, cubriendo con lava unos 600 metros de la ladera del macizo. La columna de gas y cenizas alcanzó los siete kilómetros, en dirección hacia territorio argentino, según un reporte de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

En la mañana de este miércoles la actividad del volcán había disminuido. En su último informe, la Onemi confirmó que "ha disminuido la actividad de energía asociada a los fluidos y expulsión de materiales desde el volcán" y que "se han reducido las explosiones y el ruido en la zona". "Hay salida de lava pero no de manera continua, lo que es más tranquilizador", dijo la directora de la Onemi, Carmen Fernández.

No obstante, todo está dispuesto para la evacuación masiva del poblado de Melipeuco, el más cercano, de unos 3.000 habitantes, ubicado unos 700 km al sur de Santiago. "Ya se han dispuesto autobuses y camiones del Ejército que están en la zona de mayor riesgo en caso de tomarse la determinación de evacuar y llevar a las personas a las zonas de seguridad", agregó Fernández.

Unas 167 familias tomaron la decisión de salir de allí por su cuenta, trasladándose hasta las vecinas localidades de Villa García y Cunco. Otras 300 personas que se encontraban en sectores rurales fueron evacuadas por precaución, según la Onemi.

La Onemi informó además que la zona sigue en estado de alerta "amarilla" (mediana intensidad), que implica el reforzamiento del monitoreo técnico del volcán y la aplicación de planes comunales de emergencia. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, señaló por su parte que "se están tomando todas las medidas necesarias para evitar riesgos a personas". "Afortunadamente hasta ahora no tenemos pérdidas que lamentar", señaló Bachelet.

La Onemi informó además que "desde el lado argentino se observa una columna de gases y cenizas de 12.000 metros de altura que afecta a 50.000 personas de la provincia de Neuquén". La lluvia de cenizas obligó a cerrar el aeropuerto de la ciudad, informó la compañía aérea Aerolíneas Argentinas.

El Llaima es uno de los volcanes más activos de Chile. Su anterior erupción de importancia se registró en 1994.

Bookmark and Share

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP