viernes, 29 de octubre de 2010

El volcán Merapi vuelve a entrar en erupción

El volcán Merapi vuelve a entrar en erupción
La cifra de muertos por el maremoto que azotó las islas indonesias de Mentawai el lunes sigue creciendo y las autoridades temen que alcance las 600 víctimas mortales. El último balance se sitúa en 408 fallecidos y 303 desaparecidos, de los que se teme que al menos la mitad hayan muerto, según han informado fuentes oficiales. Además, otras 412 persones están hospitalizados y 13.000 se encuentran en centros de evacuación. Las tareas de rescate también prosiguen en la isla indonesia de Java, donde ha vuelto a entrar en actividad el volcán Merapi, cuya primera erupción, el martes, causó 34 muertos y cerca de 40.000 evacuados.

Con el paso de los días, se reduce la posibilidad de encontrar supervivientes del tsunami, como ha explicado el jefe de misión de la Federación Internacional de la Cruz Roja en Sumatra Occidental, Hans Bochove, que lo ha calificado de "muy, muy difícil". La ola gigante que arrasó las Mentawai se registró el lunes tras un seísmo de 7,5 en la escala de Richter, según la Agencia Nacional de Control de Desastres. Bochove dijo que todavía se está evaluando la situación sobre el terreno en el archipiélago, de 70 islas e islotes, cuya región sur fue engullida por una ola gigante de seis metros de altura que, según testigos, penetró más de medio kilómetro en tierra firme.

"Seguimos teniendo esperanza, pero asumimos que la mitad de desaparecidos están muertos o nunca serán encontrados", aseguró hoy a Efe el jefe de operaciones de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres en Sumatra Occidental, Ade Edward. El funcionario ha explicado que, de las 303 personas de las que no se sabe nada desde el seísmo del lunes, entre 100 y 150 probablemente sigan vivos y se hayan refugiado en zonas altas por temor a que se produzca otra ola gigante. "Otras víctimas mortales pueden estar ocultas bajo los escombros y el lodo. Es difícil que muchas hayan sido arrastradas mar adentro porque están atrapadas por los árboles caídos", añadió.

El fuerte oleaje dificulta la entrega de ayuda a los damnificados, muchos de ellos heridos, en el aislado archipiélago, situado frente a las costas de Sumatra. Cientos de víctimas volvieron a dormir anoche a la intemperie. Poco a poco el agua potable, comida, tiendas de campaña y otros productos básicos van llegando a la isla de Pagai, donde una decena de aldeas han sido arrasadas y de varias no queda ni rastro. El distrito de Detumonga fue el más afectado por el maremoto, con 170 muertos y 270 desaparecidos. Entre la desolación también asoma la esperanza, como el rescate de un bebé de 18 meses que sobrevivió tres días encaramado a un árbol tras perder a sus padres.

Las autoridades indonesias aseguran que el sistema de alerta de tsunamis, instalado tras el devastador maremoto de 2004, que causó más de 226.000 muertos, dejó de funcionar hace un mes por la falta de personal cualificado para su mantenimiento.

Sin embargo, un técnico alemán que trabaja en el proyecto de alerta señaló que sólo falló una de las 300 boyas distribuidas en el mar. "El sistema de alerta temprana funcionó muy bien, es algo que se puede verificar", indicó Joern Lauterjung, jefe del proyecto de alerta de tsunamis indonesio-alemán para GeoForschungs Zentrum.

En cualquier caso, todos coinciden en que las islas estaban demasiado cerca del epicentro y fueron golpeadas por las olas en 5 o 10 minutos, lo que convierte en inútil cualquier alarma.

Mientras, la nueva erupción del volcán Merapi, en la isla de Java, se produce cuando la mayoría de los habitantes del área continúa en centros de acogida montados más allá del perímetro de seguridad. Un manto ceniciento cubren las viviendas, árboles y cultivos que no ardieron con la ceniza incandescente.

En Sidorejo, una población dentro de la zona de seguridad de 10 kilómetros de radio en torno al cráter, familiares y amigos enterraron ayer en una fosa común a 20 de las 34 víctimas mortales.Del total de muertes, 25 se produjeron en la ladera del Merapi, uno de los volcanes más activos del archipiélago, mientras que el resto falleció en el hospital debido a las heridas sufridas. Del centenar de heridos, 44 personas siguen hospitalizadas en estado grave.

El Merapi, considerado por los vulcanólogos un volcán de cono compuesto o estratovolcán, como el Teide en España, se asienta a 30 kilómetros al norte de ciudad de Yogyakarta. Una de las peores erupciones que se recuerdan fue en 1930 y mató a unas 1.300 personas.

Indonesia pertenece al llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica, y al menos 129 de sus más de 400 volcanes están activos.

Bookmark and Share

martes, 26 de octubre de 2010

Tsunami causado por un terremoto de 7,5 grados golpea las islas Mentawai frente a Sumatra

Al menos cien personas han muerto y más de medio millar han sido dadas por desaparecidas después de que un tsunami causado por un terremoto de 7,5 grados en la escala Richter golpeara las islas Mentawai, frente a las costas de la isla indonesia de Sumatra, indicaron hoy fuentes oficiales.

La Agencia Nacional de Gestión de Desastres indicó que una decena de pueblos de las Mentawai, la mayoría situados en las islas Pagai Selatan (del sur) y Pagai Utara (del norte), fueron destruidos o resultaron dañados por el seísmo ocurrido el pasado lunes y el tsunami originado por el fuerte temblor.

Según apuntó el diputado de la asamblea legislativa de la provincia Sumatra Occidental, Hendri Dori Satoko, al canal de televisión Metro, el número de muertos ascendía 108 y a 502 el de personas desaparecidas.

El archipiélago de las Mentawi, a 150 kilómetros al oeste de la costa de Sumatra y habitado por unas 68.000 personas, está formado por 70 islas, que desde hace varios años se ha convertido en uno de los destinos del sudeste de Asia más visitados por los aficionados al surf.

La empresa de viajes para aficionados al surf "The Perfect Wave" (La ola Perfecta) y una de las muchas que promueven la práctica de ese deporte en las Mentawi, informó por medio de un comunicado que cuando se produjo el tsunami tenía allí a 32 clientes.

Por su parte, la Embajada de Australia en Indonesia, señaló en una nota que entre ocho y diez australianos estaban dados por desaparecidos a raíz de que se perdiera el rastro y el contacto por radio con el barco de recreo en el que navegaban por la zona.

El epicentro del seísmo, que generó olas de hasta seis metros que penetraron 600 metros en tierra firme, fue localizado a 33 kilómetros de profundidad bajo el nivel del mar y 149 kilómetros al sur de la ciudad de Padang, en la costa oeste de Sumatra.

En uno de los pueblos arrasados y en el que residían unas 200 personas, habían sido localizados unos 40 supervivientes, indicó el Centro de Crisis creado por las autoridades para responder al desastre.

Entre los pueblos más dañados, según los primeros datos obtenidos por la agencia nacional, se encuentra el de Betumonga, en la isla de Pagai Utara y donde al menos el 89 por ciento de las edificaciones han sido destruidas o registrado daños.

"Hay muchas personas desaparecidas y tememos que han muerto", dijo el jefe del centro de crisis, Mujianto, al canal de televisión Metro.

Fuentes oficiales señalaron que unas 2.000 personas buscaron refugio en edificios que resistieron a la sacudida y apartados de la orilla del mar.

Al poco de ocurrir el temblor, el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico emitió un aviso, aunque lo levantó dos horas después.

Por su parte, las autoridades indonesias mantuvieron la alerta de tsunami durante una hora.

Al amanecer del martes se produjeron al menos dos réplicas de magnitud superior a 6 grados, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, que vigila la actividad sísmica mundial.

En diciembre de 2004, un terremoto de 9,1 grados golpeó el norte de Sumatra y causó el devastador tsunami que destruyó localidades de costeras de una docena de naciones bañadas por el Océano Índico y mató a 226.000 personas.

La cercana ciudad de Padang, que como las islas Mentawi se asienta sobre un placa tectónica de gran movimiento sísmico, fue el año pasado escenario de otro seísmo de 7,6 grados que causó más de 700 muertos en un lugar de gran movimiento de las placas tectónicas.

Indonesia se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría de escasa potencia y que pasan desapercibidos para la población.

EFE

Bookmark and Share

viernes, 22 de octubre de 2010

Más de un centenar de muertos en Haití por una epidemia de cólera

Colera en Haití
Tras el temblor del pasado enero, el cólera se ceba ahora con Haití. Entre 118 y 140 personas han muerto en el país caribeño por un brote de esta enfermedad, que está afectando especialmente a regiones del norte y el este. Los primeros análisis confirman que se trata de una epidemia de tipo 01, ha asegurado el director general del Ministerio de Salud Pública y de Población, el doctor Gabriel Timothée. El país sufrió a principios de año un terremoto que causó más de 150.000 víctimas mortales.

El presidente haitiano, Réné Préval, ha cifrado en 138 muertos los muertos por el brote de cólera y ha asegurado que su Gobierno está haciendo "todo lo posible para contener la epidemia", la primera de esta enfermedad en Haití en un siglo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los responsables sanitarios del país han informado de más de 1.500 casos hasta última hora del jueves y los hospitales locales se han visto desbordados con la llegada de pacientes con diarrea acuosa. Las víctimas han fallecido de deshidratación rápida, en ocasiones en horas.

"Estamos en una situación de urgencia sanitaria", ha explicado Timothée, quien ha añadido que el cólera de tipo 01 es el más fuerte, que se encuentra en regiones de Africa, informa Efe. "Con la movilidad de la población, el peligro de diseminación es real", ha añadido.

El brote, que se inició esta semana, afecta sobre todo al departamento de Artibonite, en el norte del país, y a Mirebalais, en el este, cuyos hospitales siguen recibiendo enfermos, por lo que las cifras de víctimas y enfermos varían con el paso de las horas. Dos de las localidades más afectadas son Drouin y Grande Saline, en Artibonite. En Grande Saline, según Timothée, la situación se complicó por el desbordamiento del río Artibonite, que cortó la carretera de acceso a esta localidad, por lo que es muy difícil hacer llegar ambulancias y medicamentos. Se han adoptado disposiciones para la prevención y la intensificación de medidas higiénicas, según el doctor, quien ha agregado que también se adoptaron medidas "al más alto nivel" para la distribución de agua potable.

El Ministerio de Salud Pública de la República Dominicana ha reforzado los controles sanitarios en la frontera con Haití. Además, se ha aumentado la dosis de cloro del agua que se suministra a la población de la zona fronteriza para evitar que surjan casos de la enfermedad en territorio dominicano.

La secretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Catherine Bragg, ha advertido de que pese a los logros alcanzados por las agencias humanitarias la ayuda deberá mantenerse durante todo 2011. "Podemos estar orgullosos de lo que la comunidad humanitaria ha logrado junto con el pueblo y el Gobierno haitiano", ha afirmado tras una visita de tres días a Haití. "El objetivo humanitario, prestar ayuda para salvar vidas, se ha cumplido", ha subrayado. Bragg ha observado de primera mano la situación sobre el terreno con una visita a cuatro campamentos de desplazados en la capital y sus alrededores, que están superpoblados. "Esta situación no es aceptable", ha subrayado la responsable de la ONU, quien ha asegurado que el organismo hará "todo lo posible para ayudar" a los haitianos.

Bookmark and Share

miércoles, 13 de octubre de 2010

Más de 236.000 muertos desde principios del año por desastres naturales

Más de 236.000 muertos por desastres naturales
Desde principios de año, más de 236.000 personas han muerto debido a desastres naturales, sobre todo terremotos, y alrededor de 256 millones han sido afectadas, según la Estrategia Internacional para la Reducción de Catástrofes de la ONU (ISDR, siglas en inglés).

"Aunque el número de víctimas a causa de catástrofes naturales ha ido descendiendo en los últimos veinte años gracias a la mejora de la prevención y las respuestas, los costes de la recuperación van en aumento", dijo hoy en Ginebra Margareta Wahlstrom, representante especial de ISDR, con motivo del Día de la Reducción del Desastre.

Así, se estima que 235 desastres naturales ocurridos el pasado año han costado a los países afectados y a los donantes 81.000 millones de dólares (61.500 millones de euros).

Una de las causas que encarece la reconstrucción y multiplica los efectos de los desastres es, según la ISDR, el aumento de la población que vive en áreas urbanas y la consecuente pérdida de peso demográfico de las zonas rurales.

"Al menos un 90 por ciento de los damnificados por las catástrofes del pasado año vivía en ciudades", las cuales, en opinión de Wahlstrom, "tienen que mejorar la infraestructura urbanística para poder hacer frente a posibles desastres".

"Millones de endebles viviendas -dijo- situadas cerca de cauces de ríos, en laderas de montaña o en zonas de alta actividad sísmica exponen a sus habitantes a desastres que podrían ser evitados".

Y agregó: "Seis de cada diez grandes ciudades están localizadas a lo largo de fallas sísmicas".

La panacea de la fragilidad urbanística son las barriadas de los países más pobres, donde más de mil millones de personas enfrentan los mayores riesgos ante un repentino desastre.

"En el 2030, el número de personas que vive en barriadas se doblará y el 60 por ciento de la población se ubicará en ciudades", destacó Walhstrom.

Para ilustrar cómo la precariedad de la infraestructura de determinadas zonas y países aumenta la incidencia del desastre, Walhstrom remarcó que, si bien el terremoto de Chile del pasado año fue 500 veces más fuerte que el de Haití, el primero mató a una persona de cada 595 afectadas y el segundo a una de cada 15.

Así como la masificación de las ciudades y su precariedad aumentan la incidencia de los desastres, Walhstrom aseveró que éstos son "cada vez más frecuentes e impredecibles".

"Basta con observar la situación en Pakistán o en el Oeste de África tras las recientes inundaciones para darse cuenta de que los fenómenos climatológicos son cada vez más extremos".

Bookmark and Share

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP