sábado, 5 de noviembre de 2011

Cuando la tierra tiembla, la salud se tambalea

Cuando la tierra tiembla, la salud se tambalea
Inundaciones, huracanes y terremotos ocasionan miles de víctimas mortales, pero estos últimos causan muchos más heridos graves y con frecuencia colapsan los sistemas de atención médica.

Tan sólo hay un factor relativamente favorable: los movimientos de tierra y el resto de las catástrofes naturales generan menos casos de estrés postraumático que los desastres tecnológicos o causados por la mano del hombre. No obstante, el efecto global sobre la salud mental, en forma de ansiedad, depresión, estrés agudo o ideas de suicidio es considerable. En resumen, los terremotos dañan la salud de múltiples formas.

El próximo 11 de noviembre se cumplen seis meses de los dos seísmos que asolaron la localidad de Lorca en Murcia. El balance final fue de nueve muertos y 300 heridos. Esas son la cifras frías; detrás de los cientos de lesionados hay otras tantas historias que revelan las secuelas de la devastación en la salud de la población. La experiencia adquirida en situaciones similares puede ayudar a tratarles.

Al fin y al cabo, todos los días hay algún terremoto en el mundo y, de vez en cuando, se produce uno de proporciones destructivas. En la última década han causado más de 780.000 fallecimientos, lo que supone aproximadamente el 60% de todas las muertes producidas por desastres. "Además de esos decesos, han afectado directamente a otros dos mil millones de personas durante dicho periodo", aseguran Susan Bartels y Michael VanRooyen, de la Iniciativa Humanitaria de Harvard (Boston, Estados Unidos) y autores de una revisión sobre las complicaciones médicas de los seísmos que publica 'The Lancet'.

El panorama no tiene visos de mejorar: "La amenaza que suponen los terremotos probablemente se incrementará a causa de la urbanización global y por la vulnerabilidad de los grandes centros urbanos. Muchas de las ciudades más pobladas del mundo están situadas sobre fallas y, por esta razón, millones de personas están expuestas a los seísmos".

Los responsables del artículo han realizado un minucioso repaso de las últimas catástrofes sísmicas y los estudios sobre sus consecuencias sanitarias. La primera enseñanza que se extrae es que un buen número de fallecimientos se producen de manera inmediata, a menudo como consecuencia de lesiones cerebrales o de la médula espinal que son irreparables.

Sin embargo, hay otras víctimas que perecen en las primeras horas tras el terremoto que sí podrían salvarse. La mortalidad se reduce significativamente si se administra tratamiento urgente para atajar los hematomas subdurales (acumulación de sangre en la superficie del cerebro), las lesiones del bazo o el hígado y las fracturas pélvicas. Finalmente, en los siguientes días o semanas se registra un tercer pico de muertes atribuibles a septicemias, fallos multiorgánicos y coagulación intravascular diseminada (las proteínas que controlan la coagulación de la sangre se vuelven anormalmente activas), igualmente evitables si se actúa a tiempo.

Existe un riesgo real de incremento de las infecciones tras un seísmo debido al desbaratamiento del suministro de agua potable y a los problemas de higiene. Pero también se han difundido algunos mitos. Frecuentemente se hace referencia a los cadáveres como potencial fuente de infección y el miedo a las epidemias ha llevado a realizar enterramientos masivos. Bartels y VanRooyen califican de "improbable" que la acumulación de cuerpos sin vida tras un desastre natural "cause infecciones de proporciones epidémicas". La única situación en la que sí pueden potenciar la transmisión de agentes patógenos es durante los brotes de cólera.

Uno de los problemas sanitarios más frecuentes después de un seísmo fuerte es el denominado síndrome de aplastamiento, que no sólo afecta a las partes del cuerpo atrapadas en los escombros, sino que puede tener consecuencias sistémicas graves. Una de ellas es la rabdomiolisis, que es una descomposición de las fibras musculares que produce la liberación de su contenido (mioglobina) en el torrente sanguíneo. Esas sustancias que ahora circulan por la sangre pueden ser tóxicas para el riñón y con frecuencia causan daño renal. La realización de pruebas de orina permite detectar a tiempo este trastorno.

El desplome de edificios produce fracturas y lesiones de tal envergadura que obliga a los sanitarios a actuar de forma rápida y, en muchos casos, drástica. Sin embargo, tal y como explican los autores de la revisión, es conveniente reflexionar antes de adoptar medidas como la amputación de piernas o brazos, ya que a veces no es necesaria e, incluso, ocasiona más daño que alivio.

Las personas atrapadas entre los escombros deben ser rescatadas cuanto antes, ya que su vida penderá de un hilo si sufren lesiones graves. No obstante, es frecuente asistir al rescate de individuos que han permanecido días sepultados. Esos 'milagros' se deben a que, en ausencia de traumatismos fuertes o enfermedades importantes, el cuerpo humano está preparado para sobrevivir más de tres semanas sin comida y entre tres y siete días sin agua (dependerá del clima).

Los terremotos también influyen en la salud cardiovascular y se ha documentado un aumento de infartos de miocardio, ictus y arritmias, entre otras afecciones, en los siguientes días o semanas. El motivo más probable es, según los investigadores, "el mayor estrés físico y psicológico asociado a la activación del sistema nervioso simpático, así como la interrupción de la ingesta de los fármacos cardiovasculares prescritos".

Los niños y los mayores son, a tenor de las investigaciones realizadas, los más vulnerables a los efectos que producen las catástrofes naturales. Por lo tanto, los dispositivos sanitarios deben hacer especial hincapié en ellos.

María Sánchez-Monge | ELMUNDO.es

Bookmark and Share

lunes, 23 de mayo de 2011

Joplin, en EE.UU., queda completamente devastada tras el paso de un tornado

Joplin, en EE.UU., queda completamente devastada tras el paso de un tornado. EFE
Al menos 89 personas han muerto tras el paso de un devastador tornado por la localidad de Joplin, en el estado de norteamericano de Misuri.

El responsable local del municipio ubicado en el suroeste de Misuri dijo a la prensa que el tornado aplastó edificios enteros y que podría haber más víctimas mortales.

Por su parte, el director de los servicios de emergencias de Joplin, Keith Stammer, calculó que entre una décima y una quinta parte de la ciudad ha quedado destruida tras el paso anoche del tornado.

"El área por donde cruzó el tornado está en el centro de la ciudad y tiene una alta densidad de población", señaló Stammer en declaraciones a la cadena CNN, antes de añadir que más de 40 agencias gubernamentales de Kansas, Arkansas, Oklahoma y Misuri se han sumado a las tareas de socorro.

De otro lado, el gobernador de Misuri, Jay Nixon, quien ayer ordenó la intervención de la Guardia Nacional del Estado, dijo que el tornado ha causado "una devastación total" y que "el hospital está derruido" y la escuela de secundaria también.

La portavoz de la municipalidad Lyn Ostot indicó que una franja de aproximadamente un kilómetro de ancho fue la más afectada por el paso del tornado en la ciudad, que tiene unos 50.000 habitantes.

La fuerza del tornado lo muestra el hecho de que residentes en el condado Dade, a unos 110 kilómetros de Joplin, encontraron hoy en sus jardines material procedente del hospital Saint John's, de Joplin.

EFE

Bookmark and Share

miércoles, 23 de marzo de 2011

El terremoto de Japón ya suma 9.400 muertos y más de 14.000 desaparecidos

El terremoto de Japón ya suma 9.400 muertos
El balance de víctimas por el terremoto de nueve grados en la escala de Richter que el pasado 11 de marzo azotó la costa noreste de Japón ha ascendido a 9.408 los muertos y 14.716 los desaparecidos, según informa la Agencia Nacional de Policía.

Por prefecturas, la más afectada es la de Miyagi con 5.607 fallecidos y 4.200 personas en paradero desconocido, seguida de Iwate con 2.773 y 5.000 y de Fukushima con 762 y 4.500, recoge la televisión estatal NHK.

En estas regiones han comenzado ya a enterrar los cadáveres para prevenir el contagio de enfermedades. No obstante, se trata de una medida temporal, ya que la tradición en el país asiático es incinerarlos, algo que ahora no es posible debido al déficit de combustible.

Este es el peor desastre natural que ha sufrido dicha nación desde que en 1923 un seísmo de 7,8 grados sacudiera la región de Kanto, acabando con 100.000 vidas. Más tarde, en 1995, un temblor de 6,9 grados afectó a la ciudad de Kobe, matando a 6.434 personas.

Bookmark and Share

viernes, 18 de marzo de 2011

Más de 6.900 muertos por el terremoto en Japón

Más de 6.900 muertos por el terremoto en Japón
Japón continúa con el recuento de víctimas del terremoto que hace una semana causó un devastador tsunami. Con cada nuevo balance, los pronósticos se confirman y aumenta el número de víctimas. Las últimas cifras oficiales ofrecidas estiman que hay 6.911 muertos -en un total de 12 prefecturas- y unos 10.300 desaparecidos. Esta cifra refleja que el del pasado viernes es el peor terremoto vivido en Japón en 90 años.

Sin embargo, las autoridades temen que el número de fallecidos siga subiendo y llegue a 10.000, ya que en las últimas horas se han encontrado varios cuerpos en puntos de la costa nororiental, y que las cifras de desaparecidos y rescatados se vayan multiplicando con el paso de los días. El elevado número de fallecidos ha complicado la identificación de los cuerpos, por lo que las academias policiales han comenzado a instruir a los agentes locales para que se ocupen de estas tareas, mientras que grupos de voluntarios han asumido la labor de informar a las familias.

Entretanto, unas 530.000 personas se agolpan en los campamentos provisionales, la mayoría de ellas en las prefecturas de Miyagi (en la que no se localiza a la mayoría de los ciudadanos de un pueblo de unos 10.000 habitantes), Iwate y Fukushima (noreste), las más afectadas por el terremoto. Sus dirigentes han adelantado las gestiones para construir 32.800 viviendas temporales.

Los continuos cortes en el suministro eléctrico derivados de los problemas en las centrales nucleares, especialmente la de Fukushima, agravan la situación de los miles de personas que están sin hogar en plena ola de frío y nieve.

Las historias de pueblos borrados del mapa, núcleos de población de los que no se tienen noticias y, por suerte en algunas ocasiones, gente que vuelve a dar señales de vida cuando ya había poca esperanza de encontrarlos siguen cayendo en un goteo continuo.

Por el contrario, desde el viernes no se sabe nada sobre unos 7.500 residentes de Minami Sanriku, la mitad de la población de este pueblo de Miyagi engullido por el mar, aunque la Policía cree que podrían haberse refugiado en localidades cercanas, como Tome. Un total de 2.000 residentes de Minami Sanriku fueron localizados también ayer con vida, por lo que hay esperanzas sobre sus vecinos. Tampoco se conoce el paradero de otros 8.000 residentes del pueblo costero de Otsuchi, en la provincia de Iwate.

Bookmark and Share

miércoles, 16 de marzo de 2011

El tsunami de Japón en la Red

El tsunami de Japón en la Red
Un terremoto de 9 grados ha sacudido Japón, dejando centenares de muertos y consecuencias económicas aún incalculables. Sin embargo, tras el seísmo una ola gigante azotó las costas niponas elevando aún más el nivel de destrucción y transfiriendo el peligro a otras zonas del planeta. Internet refleja, a través de los vídeos de las televisiones o de los propios afectados, la crónica gráfica de los sucesos. Estos son únicamente algunos ejemplos:



El Tsunami llega a la costa y arrasa con todo lo que está en primera línea de costa. Barcos, coches, edificios, árboles, etc. son arrastrados cientos de metros dentro de tierra, anegando los cultivos. En el mar, un remolino mantiene atrapado a un barco.



La ola gigante pega con fuerza en el puerto de la ciudad de Sendai, donde la violencia de la embestida arrastra barcos a lo largo de la ría, vehículos aparcados en la orilla e incluso edificios enteros.



Imágenes de la televisión japonesa donde se ve la ola gigante azotando la costa. Un gráfico sobreimpresionado indica el nivel de incidencia en cada parte del país mientras que la locución en inglés narra la situación en cada una de ellas.



Un helicóptero sobrevuela algunas de las zonas afectadas. Pese a la brevedad del vídeo se contempla claramente el nivel de daños que sufre la región, con el agua aún anegando absolutamente todo lo que se ve desde el aire.



Otro punto de vista del terremoto, dentro de un supermercado donde las siempre ordenadas filas de alimentos quedan rotas por la violencia del movimiento sísmico.



Calma rota. Lejos de las costas o del bullicio de las ciudades, el minuto de terror que ha vivido el país nipón también se ha dejado sentir en esta tranquila zona residencial.



La primera noche tras el desastre se cierne sobre Japón. La capital ha sufrido más el seísmo que el tsunami y antes de que se vuelvan a poner en marcha los servicios de transporte, miles de personas deambulan por las calles mientras caminan hacia sus casas. En muchos casos necesitarán horas para llegar.

Bookmark and Share

sábado, 12 de marzo de 2011

Las dimensiones de la catástrofe en Japón crecen con el paso de las horas

Las dimensiones de la catástrofe en Japón crecen
Las dimensiones de la destrucción causada por el seísmo de 8,8 grados en Japón comienzan a conocerse con el paso de las horas y son al menos 1.700 los muertos o desaparecidos y más de 300.000 los japoneses que han sido evacuados.

El Gobierno nipón decidió hoy desplegar a 50.000 militares para atender las tareas de rescate en una amplia franja de su costa oriental, golpeada por el fuerte terremoto y el también devastador tsunami del viernes, que arrastró todo a su paso.

El primer ministro, Naoto Kan, calificó lo ocurrido como un desastre "sin precedentes" para su país y reconoció que el tsunami posterior fue mucho mayor de lo esperado, con olas de hasta diez metros de altura.

Unas 9.500 personas, más de la mitad de la población de Minami Sanriku, en la provincia de Miyagi, están todavía sin localizar un día después del paso de un fuerte tsunami con olas de hasta diez metros por el pueblo, dijo a Efe un portavoz de esa provincia.

Miyagi, Iwate y Fukushima son las provincias más afectadas por el temblor de mar y tierra, que ha llegado a borrar del mapa a pueblos enteros.

A las imágenes de olas adentrándose en el territorio nipón, incendios en multitud de edificios e incontables destrozos se sumó hoy el temor a una amenaza nuclear con la explosión de una planta en Fukushima (centro de Japón), que desató la alarma.

Cuatro trabajadores resultaron heridos y más de 46.000 residentes fueron evacuados, pero el Gobierno aseguró que la explosión no se produjo en el reactor nuclear de la planta y no causó fugas radiactivas de importancia, si bien se detectó cesio en la zona.

El último cómputo oficial habla de 620 muertos y 650 desaparecidos, pero los medios japoneses los incrementan hasta 1.700 víctimas confirmadas y desde que se produjo el seísmo el balance no ha dejado de aumentar.

En cinco provincias de la costa oriental del archipiélago nipón, más de 300.000 personas han sido evacuadas mientras se calcula que 3.400 edificios quedaron destruidos y se produjeron 200 incendios, y son 5,5 millones los japoneses que se han quedado sin electricidad.

En la provincia de Iwate, ciudades como la localidad costera de Rikuzen Taka, de 24.709 habitantes, prácticamente desaparecieron.

"Más del 90 por ciento de las casas de tres localidades costeras han sido arrasadas por el tsunami. Si miro desde el cuarto piso del ayuntamiento, no veo casas en pie", comentó a la agencia Kyodo un funcionario municipal de Futaba, en la provincia de Fukushima.

La cadena de televisión NHK emite constantemente las impactantes imágenes de cómo el tsunami se llevó por delante con su fuerza mayúscula edificios y coches en algunas localidades, mientras, de cuando en cuando, una alerta en un mapa de Japón avisa de que otro temblor está a punto de suceder.

A las 22.15 de la noche hora japonesa (13.15 GMT) se producía un nuevo seísmo de 6 grados en la escala de Richter en la costa de Fukushima, cuyo epicentro se situó a 40 kilómetros de profundidad y que, una vez más, pudo sentirse con bastante fuerza en Tokio.

Fue la última de las más de 150 réplicas que no han dejado de sacudir Japón desde que a las 14.46 horas de ayer viernes (05.46 GMT), ocurrió el devastador terremoto de 8,8 grados en la escala Richter que sumió en el miedo y la oscuridad a gran parte de la costa este de Japón.

El seísmo ha provocado además la paralización temporal de numerosas actividades económicas, políticas, deportivas y sociales en Japón.

La Dieta (Parlamento) no retomará su actividad este lunes, mientras los tres principales fabricantes de automóviles nipones, entre ellos el líder mundial Toyota, han decidido paralizar la producción ese día en todas sus fábricas en Japón.

Además, mañana domingo no se correrá el Maratón Femenino de Nagoya (centro de Japón) mientras la Liga Japonesa de Fútbol fue suspendida este fin de semana, al igual que las competiciones de béisbol.

Patricia Souza | EFE

Bookmark and Share

viernes, 11 de marzo de 2011

Un nuevo terremoto de 6,6 grados sacude las provincias de Nagano y Niigita

Un nuevo terremoto de 6,6 grados
Un nuevo terremoto de 6,6 grados en la escala de Richter sacudió hoy las provincias de Nagano y Niigata, en la costa occidental de Japón, trece horas después del devastador seísmo de 8,8 grados y posterior tsunami en la costa oriental del país, y en el que pueden haber fallecido más de mil personas, según la agencia Kyodo.

El nuevo terremoto tuvo lugar hacia las 04.00 hora local (19.00 GMT) y se sintió en Tokio, donde los edificios volvieron a temblar, aunque la Agencia Meteorológica de Japón no ha emitido en esta ocasión alerta de tsunami.

El Ministerio de Defensa dijo que cerca de 1.800 viviendas en la provincia oriental de Fukushima han quedado destruidas.

De momento, el recuento oficial habla de 137 muertos por el terremoto, mientras que las autoridades de la ciudad de Sendai dicen que puede haber entre 200 y 300 víctimas mortales por el tsunami que ha devastado esa zona costera.

Mientras las labores de rescate se llevan cabo en la zona este del país, la más afectada, unas 60 réplicas del terremoto de 8,8 grados de la escala de Richter se han sentido durante el resto del día, según la Agencia Meteorológica nipona.

Las redes sociales se convirtieron en el medio utilizado por centenares de miles de personas para tranquilizar a familiares, comentar situaciones o dar localizaciones, y en pocas horas se acumularon miles de mensajes, dado que la telefonía móvil y fija no funcionaban.

Entretanto, las muestras de apoyo y condolencia continúan sucediéndose y el presidente de EEUU, Barack Obama, se declaró hoy "destrozado" por el "catastrófico" terremoto y prometió toda la ayuda necesaria para que este país haga frente a la situación.

En este sentido reveló que un portaaviones estadounidense ya se encuentra en aguas japonesas y un segundo se dirige hacia allí, mientras que otro barco se encamina a las islas Marianas para asistir en lo que sea necesario.

Asimismo, la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, expresó hoy la solidaridad de España con Japón por el devastador terremoto que calificó de "tragedia", y dijo que el Gobierno ha ofrecido ya toda la ayuda posible al país asiático.

"Es terrible, absolutamente dramático, es una tragedia de unas dimensiones extraordinarias lo que ha ocurrido en Japón", afirmó la ministra en declaraciones a la prensa, al margen de una reunión informal de titulares de Exteriores de la Unión Europea (UE) en la localidad húngara de Godollo.

EFE

Bookmark and Share

El mayor terremoto registrado en Japón

El mayor terremoto registrado en Japón
Un devastador terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter, el de mayor magnitud vivido en Japón desde que hay registros, ha sacudido la costa noreste del país provocando cientos de muertos y desaparecidos. El Gobierno nipón, a través de su portavoz Yukio Edano, ha advertido de un número "extremadamente alto" de víctimas y ha pedido a la población que esté preparada para nuevas réplicas de gran intensidad.

El fuerte movimiento sísmico, cuyo epicentro se ha localizado en el océano Pacífico a unos 100 kilómetros de la costa, ha desatado un tsunami con olas de hasta 10 metros que han penetrado 5 kilómetros tierra adentro y han arrasado cuanto ha encontrado a su paso. Aunque el último recuento oficial de víctimas es de 137 fallecidos, se espera que la cifra suba en las próximas horas ante el gran número de personas desaparecidas. La policía de la prefectura de Miyagi (norte), una de las áreas más afectadas, asegura que hay entre 200 y 300 cadáveres solo en una playa de la ciudad de Sendai y las autoridades temen que un tren de pasajeros del que no se sabe nada resultara engullido por el mar. Alrededor de cuatro millones de hogares están sin electricidad en seis provincias, mientras se suceden las escenas de incendios en numerosas viviendas e instalaciones industriales. El fuego ha afectado a las centrales nucleares de Onagawa y Fukushima-Daiichi. Aunque el Gobierno asegura que no ha habido fugas, se ha declarado el estado de "emergencia de energía nuclear" porque en esta última había problemas para enfriar un reactor.

Los fuegos de las centrales nucleares no han sido ninguna excepción. Según la agencia Kyodo, ha habido al menos 97 incendios en todo el país y, con la llegada de la noche, las imágenes de televisión han mostrado nítidamente numerosos fuegos entre la maraña de escombros, coches y viviendas semiderruidas que han dejado el temblor y el tsunami en la costa noreste.

El hipocentro de este seísmo estuvo a una profundidad de 24 kilómetros bajo el océano Pacífico, a 130 kilómetros de la península de Ojika, en la misma zona donde hace dos días ocurrió otro terremoto de 7,3 grados que no causó daños. El temblor ocurrió a las 14.46 hora local (las 6.46, hora peninsular española) y alcanzó el máximo de 7 grados en la escala japonesa, que se centra en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, uno de los de referencia a nivel mundial, el seísmo alcanzó una magnitud de 8,9 en la escala de Richter, el mayor registrado en Japón desde que se iniciaran las mediciones hace 140 años.

En Tokio, el seísmo ha sacudido fuertemente e incendiado edificios, según informan las autoridades locales. La noche ha sorprendido allí a numerosas personas atrapadas lejos de sus casas, ya que los transportes aéreos, ferroviarios y por carretera se han visto interrumpidos en la capital y en el noreste del país. En el aeropuerto de Narita, el más grande del país, se han paralizado durante varias horas las operaciones, aunque ya se han autorizado algunos despegues.

Quizá lo peor del seísmo ha sido el gigantesco tsunami que ha asolado la costa este de Japón y que ha puesto en alerta toda la costa del Pacífico. Las olas de hasta 10 metros han arrasado con todo a su paso en el noreste de Japón, avanzando sin freno por campos, ciudades, carreteras o aeródromos y apilando toneladas de escombros. La agencia Kyodo ha informado de que la ola ha arrastrado a un barco con alrededor de cien personas a bordo. El ministro de Defensa ha enviado ocho aviones militares que sobrevuelen las zonas más afectadas para comprobar los daños.

La televisión ha mostrado cómo algunos edificios han sufrido incendios en varias zonas de Tokio, como en Odaiba, una zona residencial, o en la zona industrial de Yokohama. Las imágenes muestran también vehículos flotando en el agua después del tsunami en el norte de Japón. En Tokio, el temblor fue tan fuerte que la gente que estaba atrapada en el metro apenas podía mantenerse de pie, según ha relatado un testigo a Reuters.

El aviso de tsunami se ha ampliado a la costa de Taiwán, Rusia, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Hawaii y otros lugares del Pacífico, informa la BBC. La alerta ha sido ya levantada en el archipiélago de Guam y en Hawai no se han medido olas superiores a un metro. Según el Instituto Geológico de EE UU (USGC, por sus siglas en inglés) se están produciendo numerosas réplicas en la zona. Hasta el momento, se han registrado 16 terremotos de magnitud superior a seis grados.

El buscador de Internet Google ha puesto a disposición de los usuarios un buscador de personas para contactar con la gente que está en estos momentos en Japón. Está disponible en inglés y japonés.

Bookmark and Share

Seguidores

Estadisticas

Catastrofes y Desastres Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP